Tras el paso por el taller del foro Metáforas, dirigido por Diana Gioia.

Oficio, al ver los ojos, un convite de afecto,

exultantes con orlas de luz y de alegría;

vinculadas las manos, su ternura y apego

junto a quienes perduren en perpetua agonía.

Espumillón de estrellas rosas, verdes, azules.

Versos en oro y plata destilarán las rutas

al seguir adelante. Oprimen los empujes

de la vida. Recogen, en blanco, sus fortunas.

Y llegado el minuto de reunirse a la mesa,

dulces y nobles ojos perdí en sueños fingidos.

Propinas generosas de las palabras nuevas.

Desaire indiferente del frágil desatino.

Festín estimulante. Navidad cotidiana,

celebración de fiesta, tras un menú variado:

pacífica tertulia, con cariño, en las casas;

hojas de tinte cobre  durmiendo desde antaño.

Cirios bajo la artesa, aclaran la oquedad.

Los mortales, conscientes, consiguen su tesoro.

Busquen virtud los hombres. En la honra, el lugar,

si el mundo no sepulta, en el tiempo, su rostro.

(c) Maria Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Pernelle.

Anuncios