Corregido en Metáforas de Diana Gioia.  Gracias a mis compañeros y amigos.

Esbozó Yavhé, un día, mi viaje en lienzo blanco.
Frenesí de esperanzas, un fondo en tinte verde.
Su lápiz de cristal delinea en un rasgo
las rutas de mi ser; siguen puntos de un frente,
donde, dulce, se colma el vacío capazo.

Allá, en aquellas rías, remarcó por sus dedos
la cuna protectora, con sábanas de lino.
Donde gime el espíritu del tembloroso Ebro
mis brazos, por la Madre, se duermen commovidos.
Los pies conducen rumbos en un devenir fiero.

El agua, en mi presente, me llevó por las cuevas
del Drac. Después Cartago, la muy noble y heróica.
El oro pinta hilos en rutas altaneras
Madrid, del Rey esfinge; en el centro de Europa;
lucen, los Alpes, lilium, inmóvil, en las huellas.

Tras atraerme el aire el reclamo del sol
los caminos de luz, por mi vivir, discurren.
La arena abandonada, escucha mi canción.
Crucé por el Estrecho, y al retorno, el disfrute:
la Villa de las Joyas, en la noche, esperó.

Mil puestos son los sinos deshojando jornadas
mientras locos inmunes desdibujan mis días.
Tradiciones, en notas musicales, sonaban;
retendrán los pinceles, las grises acogidas.

(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Pernelle.

Anuncios