Corregido en el foro Métaforas de Diana Gioia


Sí a tiempo, una caricia,
un no simple con decoro,
la palabra en el instante,
su ternura protectora,
la dulce complicidad,
exonera al ser amigo.
El abrazo confidente,
las noches en inquietud,
es su embrujo.

El amor correcto, blanco,
en un reproche se ahoga;
la tristeza que se omite.
Una mirada se obstruye
en las edades de oro.
Su amistad no la destruyas:
débil, no la necesitas.
El vínculo permanente
es su embrujo

La opinión ya corregida
o libre y los  mil errores,
los esfuerzos laborales
con el cuidado infantil,
las canas, pronto, sedosas,
las arrugas en la frente,
en la enfermedad, quietud,
su quehacer dulce y útil,
es su embrujo

El dar todo y no pedirlo,
a los nietos asistir,
el defender por encima
de principios inflexibles,
la búsqueda previsora,
encontrarse sin escalas,
la noche entera esperando,
la explicación invisible,
es su embrujo.

Sea varón o mujer.
Su estatura, raza, ideas,
listo o necio, malo, inútil,
su estima todo redime;
La senectud le descubre
la imagen de tu persona:
un espíritu inherente,
el  joven hábil y dócil.
Es su embrujo.

(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Pernelle.

Anuncios